sábado, 19 de marzo de 2016

Camino bañada en sangre de cordero
No recuerdo de qué pesadilla provengo
Quién me dio este nombre
O estos miedos como perros que crujen bajo la alfombra.
Quién me dio esta voluntad
Hecha de guerrera apuñalada,
De planta de pie despellejada.
Quién me dio este silbido sereno
Que sólo dice: hazlo.
Avanza.
No te resbales en el veneno
No des tu puño a ninguna cosa
Entiérrate en el camino de la mirada grave
Escucha el agua fluir en las cañerías de los edificios
Escucha las mentiras escurrirse detrás de cada palabra
No le pierdas el rastro
Ve por ellas
Desentierra las alfombras
Dale agua a los perros
No dejes de hacer preguntas
Desenmascara las costuras
Quiébrate los tobillos pero nunca nunca
Nunca
Pronuncies tu verdadero nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario